Dos Ex Carabineros 1 año en la cárcel y eran inocentes

Dos Ex Carabineros 1 año en la cárcel y eran inocentes

[ad#rect-sup]
Dos Ex Carabineros 1 año en la cárcel y eran inocentes : Tribunal Oral en Lo Penal que los absolvió por unanimidad, señala en su veredicto que “llama la atención las incompletas y defectuosas primeras diligencias practicadas en el sitio del suceso”.
ÓSCAR SAAVEDRA La vida de Raúl Vásquez Lincoñir y Francisco Cortez Loveras tomó un giro insospechado el 17 de octubre de 2008: al cabo de unas horas, ellos pasaron de ser carabineros a peligrosos asaltantes. Fueron imputados por un violento robo en una parcela de Colina y quedaron en prisión preventiva por más de un año.

Recién el 30 de octubre pasado, ellos recuperaron su libertad. Ambos fueron absueltos por unanimidad del delito que les había imputado la fiscalía. Apenas abandonaron la cárcel, los dos corrieron a ver a sus familias y amigos.

El hogar de Vásquez había cambiado un poco, pues mientras estuvo recluido nació su hija Sofía. “Cuando nos toman, mi señora tenía dos meses de embarazo y, lamentablemente me perdí todo eso”, cuenta Raúl.

Cortez había adelgazado bastante y sus cercanos lo miraban con tristeza. “Pasamos situaciones muy complejas y pudimos resistir. Si bien los gendarmes nos trataron bien, había que soportar el hambre y el encierro”, dice Francisco.

El hecho que llevó a los ex policías a prisión tiene dos versiones en pugna. Por un lado, la acusación de la fiscalía, basada en el testimonio de una presunta víctima. Y una segunda, que da cuenta del relato de Vásquez y Cortez.

El fiscal Sergio Ortiz sostuvo durante el juicio oral que ambos asaltaron una parcela para robar unas colmenas y miel. Los ex carabineros habrían llegado al lugar, amarrado e intimidado a su dueño. “Coopera h…, donde tenís las abejas, sino te vamos a sacar la ch…”, le habrían gritado a la víctima, según el Ministerio Público.

Por ello, el prosecutor pidió una pena de siete años y 184 días de presidio para los imputados. Si bien tenían una conducta anterior irreprochable, había una agravante en el supuesto robo: “Ser dos o más malhechores”, planteó el fiscal.

Mientras que los abogados a cargo de la defensa, Francisco Castillo y Cristóbal Bonacic, alegaron que el presunto asalto no había sido más que una pelea entre uno de ellos y la eventual víctima.

Los abogados argumentaron que “el Ministerio Público intentó mostrar que los acusados, dos carabineros con más de 10 años de profesión, aquel día decidieron apropiarse con violencia de dos colmenas de abejas, cuyo valor no excede los $70 mil”.

Luego de tres días de juicio oral, el Tribunal en Lo Penal determinó que ambos eran inocentes. En su veredicto, los jueces señalan que “las evidencias generadas no permiten arribar a la convicción suficiente de que los hechos ocurrieron de la manera en que fueron expuestos en la acusación fiscal”.

“Llama la atención del tribunal las incompletas y defectuosas primeras diligencias practicadas en el sitio del suceso”, indica el fallo.

Una vez ejecutoriada la sentencia absolutoria, la cual no fue apelada por la fiscalía, Vásquez y Cortez comenzaron a buscar la forma para regresar a las filas de Carabineros, puesto que fueron exonerados cuando se inició la indagatoria en su contra.

Su abogado Francisco Castillo explica que “junto a ellos, vamos a hacer nuestros descargos ante la institución. Específicamente, vamos a hacer uso del derecho a reclamo, que les franquea el reglamento N°15 de Carabineros“.

Agrega que “el artículo 94 da cuenta de que tienen la posibilidad de, sobre la base de nuevas razones y antecedentes, objetar el dictamen que les dio de baja… Confiamos que frente a una resolución que los declara inocentes, corresponde que sean reintegrados”.

Francisco expresa que “sería feliz si puedo volver a la institución. Cuando veo una patrulla se me ponen los pelos de punta… Yo no veo a Carabineros como un trabajo, es una vocación”.

Raúl cuenta que “los dos entramos a la institución con 17 años. Jamás tuve una falta y ahora quiero volver, porque no guardo resentimientos”.

“Se hizo lo que se debía, nos imputaron y se nos dio la baja. Pero, ahora, cuando demostramos nuestra inocencia, es justo que podamos regresar a lo que nos gusta hacer y esperamos tener una buena acogida”, agregó.

“Cuando veo una patrulla se me ponen los pelos de punta… Yo no veo a Carabineros como un trabajo, es una vocación”.

FRANCISCO CORTEZ LOVERAS

“Ahora quiero volver porque no guardo resentimientos… Demostramos nuestra inocencia, es justo que podamos regresar”.

RAÚL VÁSQUEZ LINCOÑIR

Recluidos junto a asesinos de cabos y ex detectives tras haber sido imputados, los ex carabineros Raúl Vásquez Lincuñir y Francisco Cortez Loveras ingresaron a la cárcel de Máxima Seguridad. Allí, quedaron en la misma sección que Eduardo Espinoza, apodado “Guaro” e imputado por el homicidio del cabo Cristián Vera, y de Víctor Jerez, alias “Danny de Vitto”, quien participó en el robo al Banco Security, que terminó con la muerte del cabo Luis Moyano.

“Fue súper difícil estar cerca. Yo trabajé con mi suboficial Vera, a quien lo ascendieron tras su muerte, con él compartimos en una comisaría de Pudahuel”, dice Cortez.

Al cabo de 20 días, los dos fueron trasladados hasta el penal Santiago 1, donde fueron destinados a un módulo especialmente habilitado para los policías que han sido formalizados durante el último tiempo.

Vásquez recuerda que “nos tocó estar junto a los funcionarios de la PDI y con un empleado de la fiscalía, que también estaba preso”.

En la cárcel compartieron también con el ex comisario de Investigaciones, Edgardo Bastías, y Cristián Lizama, condenado por una millonaria estafa a la Compañía de Fósforos.

Lizama, llamado “Fosforito” por los internos de la sección, invitó a los ex carabineros a un grupo de oración que se formó en ese piso del penal. Tenían una cruz de madera, confeccionada por un detective.

Los ex carabineros comentan que, en un escenario tan inhóspito, queda de lado la rumoreada rivalidad entre ambas policías. Se protegían mutuamente con los ex PDI, ante alguna agresión de los internos.

En la cárcel se encontraron con imputados que ellos detuvieron en su época en Carabineros. Raúl relata que al subir a un carro de Gendarmería quedó frente a Claudio Hernández, el líder de la barra “Los de Abajo”, a quien aprehendió hace unos años.

Un hecho que los unió con los ex detectives, según ambos recuerdan, fue la repartición de una naranja. Cortez señala que “no había mucha fruta. Entonces, cuando llegó ésta nos la quedamos mirando como media hora”. A lo que Vásquez agrega: “El joven la dividió por gajos y pudimos comer todos los que allí estábamos”.

En Santiago 1, ambos estuvieron cerca de nueve meses, luego fueron llevados al anexo de Pudahuel, penal habilitado para los ex carabineros.
[ad#pie-art]
Artículo: Dos Ex Carabineros 1 año en la cárcel y eran inocentes

FUENTE: EMOL

Opina sobre este Artículo