El Mexicano, un Emprendedor natural

Desde el primer día que llegué a México me fue inevitable darme cuenta de que el mexicano es un emprendedor natural, esto desde los triciclos de perifoneo, pasando por los puestos de tortas (sandwich en Chile) y de tacos como la innovación de proyectos en diferentes áreas desde la agroindustrial hasta de tecnologías de la información.

El neoliberalismo es un fuerte factor de presión económica en un país donde la diferencia social y económica es inmensa. México tiene al hombre más rico del mundo como a su vez tiene indígenas que mueren de hambre por no tener literalmente que comer. Los bajos salarios y las muchas veces incapacidad de poder encontrar empleo son factores que motivan el emprendimiento como una manera de subsistir en un mundo donde no se vive sin dinero.

Por otra parte, existe un incentivo natural por el mexicano de emprender en nuevos proyectos personales que permiten la generación de empleo para él y para otros convirtiendo a México en un país que es movido en su mayoría por las PYMES. Algo parecido con lo que sucede en Chile, pero mayormente pronunciado.

Emprendimiento en México Un caso diferente sucede con Japón, un país donde el emprendimiento es cosa rara, donde la mentalidad del japonés promedio es entrar a una gran empresa a trabajar por una gran cantidad de horas al día para recibir un salario seguro cada mes. Este sistema le había durado varios años de forma exitosa a los japoneses pero desde mi estadía en 2008 en ese país comenzó justamente la crisis que golpeó duramente a los japoneses y a su sistema económico donde comenzó una quiebra masiva de empresas que dependían de las grandes electrónicas y automotoras y con ello comenzó a producirse una cesantía poco común para la que era hasta ese entonces la segunda economía mundial solo superada por USA.

El problema del sistema japonés que la falta del espíritu emprendedor dificulta la salud de la economía interna de un país en momentos de crisis donde las empresas mas afectadas son las mas grandes terminando por el despido masivo de empleados de las mismas. El espíritu de emprendimiento, indiferente de la industria donde se aplique, desde un humilde carro de paletas heladas hasta de crear exitosas empresas, es lo que puede salvarnos ante un mundo de una economía dinámica, susceptible a cambios que dificulta la estabilidad laboral. La era de la información como la llama Robert Kiyosaki, difiere de la era industrial donde se podía permanecer en un puesto laboral toda la vida. En estos tiempos, las cosas cambian rápido y conjunto con esos cambios, existen cambios en los negocios, en la economía, aparecen nuevos hombres de negocios y comienzan a quebrar los que se quedaron en el tiempo y no comprendieron las nuevas reglas del juego.

Felicidades por el mexicano que se atreve a emprender, ese espíritu les dará para comer en momentos de crisis y les dará abundancia en momentos de riqueza. Si estás leyendo este artículo y aún no te has animado a emprender, te incentivo a que los hagas, no importa en qué, sólo hazlo y si tu proyecto es muy riesgoso, asesórate, realiza un estudio de mercado y un plan de negocios que te ayude a establecer tus metas y línea de trabajo para conseguir los objetivos que buscas. Lo importante es que te conviertas en un emprendedor!

Artículo: El Mexicano, un Emprendedor natural

¿Qué opinas de este artículo?

Sé el primero en comentar!.

Únete a la discusión

Puedes usar las siguientes HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>